Bike fitting y el acortamiento muscular.

Los músculos tienen la capacidad y característica de acortarse para mover articulaciones. Y de hecho, es lo único que saben hacer. Esta es la respuesta a la orden que reciben por parte del sistema nervioso central cuando queremos realizar un movimiento en una determinada dirección.


El ajuste de las medidas de la bicicleta afecta a las angulaciones articulares. Con la manipulación del fit alteramos la longitud de los músculos implicados en el movimiento articular, condicionando así el potencial para producir fuerza durante el ciclo de la pedaleada. El fit acertado para un determinado ciclista será aquel que respete la capacidad de acortamiento muscular y control propioceptivo alrededor de los ejes articulares.

Cuando un músculo se acorta aplica una dirección de fuerza al segmento que mueve, y a la vez envía una señal neurológica al musculo con la función opuesta al otro lado del eje (antagonista) para que éste relaje su grado de acortamiento y permita el movimiento que queremos conseguir. Así, con el fin de mantener la estabilidad/integridad de las articulaciones, el sistema nervioso orquesta y equilibra el acortamiento muscular a ambos lados del eje. 


Sin embargo, si un músculo aplica una fuerza con una intención de movimiento determinada pero las fibras no se acortan porque no tienen capacidad (fuerza), el sistema nervioso envía en este caso una señal  a la musculatura antagonista para que genere un acortamiento. En este escenario, el músculo antagonista al acortarse genera  una fuerza en sentido opuesto al de la dirección del gesto intencionado; limita el rango de movimiento articular y protege así la integridad de las articulaciones afectadas. Dicho de otra forma; si el músculo responsable de ejecutar la acción no se acorta debidamente, el antagonista reacciona generando una fuerza en sentido opuesto. Inteligente y eficiente sistema de protección.

“Me tiran los isquiotibiales”.

rebordosaFalta de fuerza en flexores de cadera no tienen capacidad para acortarse (rojo; responsables de la dirección/ intención del movimiento) genera un acortamiento muscular en extensores (azul; función antagonista)  -fuerza en sentido opuesto- que limitan el rango de movimiento de la flexión de cadera en extensión de rodilla.

Desde esta perspectiva y atendiendo a la limitada capacidad contráctil de los flexores de cadera (rojo) expuesta en la imagen, los extensores (azul) reciben la señal para reaccionar en consecuencia; el ciclista negociará con esta situación de acortamiento isquiotibial. El bikefitting deberá de atender las características de esta situación y sus implicaciones dinámicas. El ciclista que tiene debilidad en flexores de cadera sentirá mucho antes las consecuencias de un sillín alto en la cadena posterior (extensora.) 

¿Bike fitting o Cyclist fitting?

rebordosa-post-shortening

Mejorando la mecánica de los flexores de cadera aumenta considerablemente el rango articular disponible; se reduce en consecuencia el grado de acortamiento isquiotibial (azul). De esta manera los isquiotibiales ya podrán acortarse para realizar la acción que se les presupone al pedalear; extender la cadera. Ya podremos modular el fit y liberar  las tensiones en cadena posterior e inserciones y el estrés articular. 

En el bikefitting es esencial comprender cómo funciona el sistema neuromuscular y los  reflejos entre musculaturas antagonistas. Debemos ajustar las angulaciones cinemáticas en consecuencia para conseguir una mejora en la mecánica muscular. En Biomecánica el origen del problema se encuentra a menudo lejos de donde se manifiesta el síntoma.

.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>