#CyclistLabInside. Lourdes Torres, IM finisher y madre de familia.

Antes de iniciar el proceso biomecánico sufría dolores insoportables de lumbares, pies acalambrados y cervicales agarrotadas. Llegó el día de la prueba, hice la bici en 8h15:00“.

 Sencillamente hubiese sido imposible llegar a ser FINISHER en el Ironman de Zurich de 2011 si no hubiese hecho un estudio biomecánico con Víctor.

Bajé de la bici y lo primero que me sorprendió fue que mi cuerpo no tenía ningún dolor. Pude ponerme las zapatillas de carrera y correr la maratón. Al día siguiente del IM no me dolía absolutamente nada y no he tenido lesión alguna. Sigo entrenando y disfrutando del triatlón.”

Las mejoras biomecánicas también se consiguen reestructurando patrones a partir de instruir al ciclista en su práctica; cómo pedalear y cuándo hacerlo, uso del talón, core y pelvis. En todos los casos, independientemente del rendimiento del ciclista, debemos de conseguir que los sistemas de control propioceptivo puedan equilibrar las tensiones musculares, para así mantener la estructura estable durante toda la prueba. La musculatura estabilizadora de las articulaciones trabaja mucho menos cuando los apoyos son sólidos, el ciclista está bien compensado y el gesto es limpio.

 Feel Cyclist Lab. Enhorabuena Lourdes!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *